Predisposición genética

En la actualidad se están llevando a cabo investigaciones genéticas para tratar de identificar los factores genéticos de riesgo asociados a la osteoporosis. Los estudios se centran en primer lugar, obviamente, en los genes que participan en la formación o el metabolismo óseos, puesto que cualquier variación de estos genes podría asociarse a un aumento del riesgo de padecer osteoporosis.

  • Los genes COL 1A1 y COL1 A2, en el cromosoma 17, intervienen en la formación del colágeno, que es un componente importante de los huesos.
  • La vitamina D desempeña una función fundamental en la formación ósea. Cuando el receptor de la vitamina D no funciona correctamente, se aprecia una disminución de la densidad de masa ósea ya en edades tempranas.